Cómo ahorrar en luz y en calefacción

No es un secreto que la factura de electricidad tiene un peso importante en el presupuesto familiar. Es un gasto necesario, al que no podemos renunciar y que cobra mayor importancia en los meses de frío. Sin embargo, podemos tomar algunas simples medidas, que nos permitirán hacer ahorros significativos.

La calefacción, por ejemplo, representa entre el 45% y el 60% del consumo eléctrico, mientras que en luminarias se vaaproximadamente el 5% del gasto. En ambos casos podemos optimizar su uso, sinnecesidad de hacer grandes inversiones, con sólo cambiar algunos hábitos.

Comencemos por lo más básico. En ocasiones,encendemos las bombillas aún siendo de día, desaprovechando la luz del sol, quees más natural, no contaminante y, muy importante, es gratuita.

Por otra parte, para maximizar la luminosidad de las estancias, es recomendable utilizar colores claros en las paredes y techos.

Está claro que estos dos consejos no serán suficientes para conseguir ahorros importantes, pero son un comienzo. Si además aplicas las medidas que a continuación comentamos, verás los resultados inmediatamente.

Mantén limpias las lámparas y bombillas

Puede parecer un asunto menor, que tendrá poco impacto en el consumo. Pero debes saber que cuando las bombillas estánsucias, se reduce su rendimiento, pues merma su luminosidad.

Opta por bombillas de bajo consumo

Sustituirlos bombillos incandescentes por otros de bajo consumo puede ahorrarnos hasta un 80% de energía. Aunque su costo es más elevado, conviene recordar que su vidaútil es hasta 25 veces superior al de las bombillas tradicionales. Si te resulta cuesta arriba cambiar todas tus bombillas de una sola vez, sustituye primero las de las estancias que requieran iluminación artificial durante más tiempo.

Usa reguladores y temporizadores de luz

Tanto los mecanismos que nos permiten ajustar la intensidad de la luz, como los que programan el encendido y apagado de las lámparas son una muy buena opción para disminuir el gasto energético.

Por ejemplo, si los niños tienen problemas para quedarse dormidos sin una luzencendida, puede programarse su apagado automático un tiempo después de que hayanido a la cama.

Despeja los radiadores

Sabemos que en invierno la ropa recién lavada tarda más ensecarse, pero colocarla sobre los radiadores es una mala elección. Si impides el flujo correcto del aire caliente, la estancia no se calentará tan rápido y la caldera tendrá que trabajar más, aumentado el consumo.

También es importante despejar el área alrededor del radiador. Ubica tus muebles cerca de la fuente de calor, pero no obstruyas su paso.

Regula la calefacción

La temperatura adecuada para una habitación se ubica en torno a los 19º a 20º. Cada grado adicional significa entre un 5% yun 7% más en la factura.

También es importante recordar que las variaciones de temperatura ocasionan unincremento del consumo. Es preferible mantener el radiador a una temperatura constante.

Ventilación tu casa

Aprovecha las horas del día. Sube las persianas o cortinaspara permitir que los vidrios de las ventanas se calienten. Si abres las ventanas, recuerda apagar el radiador durante ese tiempo, pues de lo contrarioestarías desperdiciando energía.

Empieza cuanto antes con tu plan de ahorro energético y muy pronto notarás los cambios en tu factura. Y si requieres asesoría adicional, o realizar otros ajustes más radicales, no dudes en consultar un electricista especializado, como los profesionales.