Reforma eléctrica

La reforma eléctrica necesaria por su seguridad

Cuando se habla de realizar una reforma general de una casa, un punto importante y delicado de esta va a ser la reforma eléctrica de toda la instalación. Su correcta instalación va ser de vital importancia para la seguridad de los miembros de la familia y la eficiencia del servicio eléctrico.

La reforma eléctrica es estrictamente necesaria, ya que un cableado antiguo, deteriorado o aparatos deteriorados podrían suponer una gran fuente de riesgo para nuestra seguridad, produciendo un incendio o en otros casos, electrocución.

En la actualidad, contamos con nuevas tecnologías e innovadores electrodomésticos que cumplen las necesidades energéticas de cada hogar, y que necesitan de una reforma eléctrica para su correcto funcionamiento, debido a que necesitaran nuevas tomas de corrientes, nuevos puntos de luz y sobre todo aumentar el potencial energético contratado, para así poder usar cada electrodoméstico con total seguridad.

Reforma eléctrica del cuadro de luz

Cada circuito eléctrico de la casa depende del tablero de luz, esta caja viene siendo el corazón de la instalación eléctrica, por lo que sólo puede ser manipulado por electricistas expertos, evitando riesgos al momento de realizar la reforma eléctrica del tablero de luz.

El tablero de luz se divide en varios circuitos que van a alimentar toda la instalación de electricidad de la casa, distribuyéndose en diferentes circuitos como por ejemplo la electricidad de una habitación, una que otra toma de corriente son estándares y otras poseen una capacidad más elevada ya que pertenecen a los electrodomésticos que lo demandan.

Estos circuitos van a ser controlados por diferenciales o bajantes, estos se encargan de cortar el suministro eléctrico de las diferentes secciones de la casa cuando se produce una sobrecarga o algún cortocircuito, siendo de vital importancia para nuestra seguridad. Mientras, los diferenciales son dirigidos por un interruptor integral, que se encarga de cortar la electricidad de toda la vivienda en caso de un fallo más grande.

Reforma eléctrica total (cuándo debe hacerse)

En este caso todo va a depender de la calidad de lo que es la instalación eléctrica, el tiempo de vida de una reforma eléctrica vendría siendo de 10 años, pero si han utilizado materiales de baja calidad es probable que se necesite volver a reformar el sistema eléctrico por completo en menos tiempo. Resaltando que utilizando materiales de buena calidad supondrá un gran ahorro en cuanto a tiempo y dinero.

Si existen tomas de corrientes deteriorados o interruptores desajustados o rotos, se disparan chispas al accionarlo o salta el interruptor cada que algo se conecta, se es necesaria la reforma eléctrica por obvios motivos de seguridad, evitando también sobrecargas que podrían dañar sus aparatos.

Lo mismo es si poseemos cables desgastados de su protección aislante, rotos o con grietas. Y es importante, de no poseer toma de tierra, será ineludible su instalación.

Si al prender algún equipo percibimos algún olor a goma quemada, es una señal de que el cableado se está recalentando por su estado y estaría a poco de provocar un posible incendio, lo que significa que necesita una reforma eléctrica de urgencia.

Energía eléctrica en el baño y cocina

Estos dos lugares de la vivienda son los más susceptibles a la electricidad, y donde sin duda se pueden producir mayor cantidad de accidentes o fallos eléctricas, causados por la humedad que ambos sitios poseen.

En el área de la cocina, además de humedad, es el lugar donde se encuentra la mayoría de los electrodomésticos que exigen más energía eléctrica, por lo que la necesidad de poseer una mayor potencia hace necesaria la reforma eléctrica, para que estos aparatos puedan funcionar correctamente, evitando sobrecargas y posibles incidentes.

Por tal motivo, la cocina debe dividirse en cuatro diferenciados circuitos: el circuito de iluminación, un circuito en concreto para la cocina y el horno, otro circuito para la lavadora y el lavavajillas y por último un circuito de energía eléctrica para los enchufes de fuerza, poseyendo cada uno su propio diferencial.

Otro medio de seguridad obligatorio es tomar distancia entre las cañerías y los puntos de luz, enchufes o tomas de corriente, donde la distancia que los separe sea por lo menos de 1 metro de distancia, recomendándose que esta se mayor al metro.

Por otro lado, está el cuarto de baño, donde hay zonas en específico donde no deben colocarse ningún tipo de enchufe, toma de luz o interruptor, por motivos indiscutibles de seguridad.

Instalaciones eléctricas por canaleta y empotradas

Existen varios tipos de instalación, y cada uno de ellos tienen pros y contras, ejemplo de ellos son aquellas empotradas, que son estéticas y bastante discretas, estas se instalan ocultas en la pared, mediante un tubo llevando los cables dentro, direccionándolos hasta las tomas de corriente o cajas de unión, luego el trabajo se tapa, se cubre de yeso y se pinta, quedando todo dentro de la pared. El contra de este tipo de instalación, es que, si se ha cometido algún error en el cableado, se deberá romper la pared para poder darle solución.

Otra de las opciones es la instalación por canaleta, donde su contra es estar expuestas al exterior, sin embargo, estas van a ser sencillas de instalar, y en la actualidad cuentan con diferentes diseños que pueden llegar a ser bastante discretas e incluso elegantes. Un punto a favor de este tipo de instalación, es que, en caso de un fallo, será fácil la localización de este, por lo que se le puede encontrar solución en poco tiempo, desmontándolas, arreglando el fallo y volviéndolas a montar.

Calcular la potencia que necesitamos

Una casa habitualmente necesita una potencia aproximada de 4,6kW, incluyendo los artefactos eléctricos más utilizados como: los diferentes puntos de iluminación, el frigorífico, la lavadora, calentador, aspiradora, plancha. Si además de estos incorporamos los que más utilizamos como la vitrocerámica, el lavavajillas, el horno, entre otros, la potencia necesaria podría aumentar hasta los 7kW, aunque por lo usual no utilicemos todos estos aparatos a la vez. Sin embargo, si a esto le añadimos la calefacción y el sistema de aire acondicionado, es probable que necesitemos aumentar la potencia eléctrica entre 7 o 9kw.