Reparar un enchufe

Cuando el enchufe original de un aparato eléctrico sufre algún daño, seguramente se deberá sustituir por uno de repuesto, que conseguimos y puede ser comprado en una ferretería

Los enchufes suelen deteriorarse por problemas en el circuito eléctrico o por un mal uso por parte de quienes lo manipulan. La mayoría de los aparatos cuentan con una clavija cubierta de plástico que no se desmonta, esto hace que sea necesario reemplazarla por una nueva. En este artículo vamos a detallar cada uno de los posibles problemas en el enchufe, y además cómo repararlo.

Problemas en el enchufe

Los enchufes de los aparatos eléctricos suelen deteriorarse, la mayoría de las veces se debe a algún problema en el circuito, por ejemplo, un golpe de tensión que puede quemar los cables, y otras por el uso indebido que le dan las personas que los manipulan, sin embargos, existen otras ocasiones también, donde la causa del daño se debe a una utilización muy frecuente. Cuando se detectan fallos, siempre será necesario reparar el enchufe, y no se debe esperar a cuando el aparato deje de funcionar, sino también cuando haga “falso contacto” y funcione cuando el cable está en ciertas posiciones y no cuando está en otras.

Al hablar de circuitos eléctricos, queremos aclarar que el término “enchufe” hace referencia al conjunto de las dos partes que componen la conexión. En este caso, sin embargo, para simplificar todo, se le llamará así a la clavija o enchufe macho, mientras que para la otra parte se le otorgara el nombre de “toma de corriente”.

Para hacer la reparación de un enchufe, lo primero que se debe hacer es desmontarlo, esto se hace con la finalidad de revisar su parte interna, encontrar el error y solucionarlo. Para nuestra desgracias, en la actualidad los aparatos eléctricos incluyen con mayor frecuencia enchufes imposibles de desmontar, y aunque esto los hace más seguros, por causa de su completo recubrimiento de material aislante, a su vez ocasiona que en muchas situaciones parezca que, ante un problema con el enchufe, no exista ninguna otra solución que comprar un aparato nuevo. Sin embargo, esto no es así. Siempre existe la posibilidad sustituir ese enchufe por otro, que es muy fácil de adquirir en cualquier ferretería. Este último debe ser desmontable y, aunque en teoría será un poco menos seguro que el original, no tendrá mayores riesgos y va a permitir que se siga dando uso a un equipo que no ha sufrido otros problemas más que en su clavija de conexión a la red.

Cómo reparar el enchufe

Sin importar que usted haya desmontado el enchufe original o haya optado por comprar uno nuevo, aquí lo importante será tener consigo el cable suelto para así poder realizar la nueva conexión.

Para esto, tendrá que quitar el material aislante que posee cable para que unos 3 o 4 centímetros de los tres hilos que se encuentran por dentro del cordón puedan quedar a la vista. Estos hilos se encuentran, a su vez, recubiertos por otros materiales aislantes, que son de colores normalizados para que se nos facilite la tarea de identificarlos: normalmente el hilo o cable de fase es de color negro, marrón o gris y el neutro es de color azul, mientras tanto el cable de tierra suele ser verde y amarillo.

Al colocar los cables en el nuevo enchufe, se deben enrollar en torno a las patas y el tornillo correspondientes y ajustar para tener la seguridad de que no se aflojarán con el uso. Aquí es importante tener en cuenta que los hilos de fase y neutro deben estar conectados con las patas del enchufe, sin importar cuál va a cada lado. Lo que sí es clave es que el de tierra se conecte con el tornillo que aparece en la parte central del enchufe.

Aseguradas estas conexiones, bastará con montar el enchufe para poder utilizar el aparato de nuevo.